El H. Concejo Deliberante de la Capital celebra 116 años de vida

Un 4 de abril de 1904 se inauguraba esta importante institución democrática. Don Absalón Arias fue su primer presidente. El Honorable Concejo Deliberante de la ciudad de Santiago del Estero, celebra hoy sus 116 años de vida. La institución, básica de nuestro sistema democrático, expresa y materializa el pensamiento político de una sociedad. En virtud de esto, es que en estos 116 años de vida, ha mostrado su vitalidad y su importancia sustantiva.

La historia nos cuenta que en 1903, Santiago del Estero, bajo el gobierno de Dámaso Palacio, se convocó a una Convención Constituyente para modificar la Carta Magna Provincial.

Dicha convención, en lo que respecta al Régimen Municipal de la capital, estableció los pilares para su creación, disponiendo:

– Un Intendente nombrado, por el Poder Ejecutivo, con acuerdo de la Cámara de Diputados y

– Un Concejo Deliberante, de seis miembros, elegidos por votación directa.

Andrés Figueroa, fue el primer Intendente de la ciudad Capital en 1904 y, el 4 de abril de ese mismo año, inauguró oficialmente el primer Concejo Deliberante. Su primer Presidente fue don Absalón Arias, desde 1904 a 1905.

Entre las funciones y deberes, que tiene este Concejo Deliberante, está la de sancionar anualmente del Presupuesto de Cálculos y Recursos; fijar las bases de un concurso selectivo para un Plan Regulador de la ciudad; disponer las obras públicas que han de ejecutarse con fondos municipales y prever todo lo necesario para su conservación; adoptar las medidas tendientes a evitar inundaciones, incendios y derrumbes, coordinando con organismo municipales, provinciales y nacionales los medios adecuados para tal fin.

En estos 116 años de vida institucional, han cumplido con la función de Concejales más de 200 vecinos, de todos los pensamientos políticos, y todos han dado lo mejor de sí para que Santiago del Estero, la Capital de la provincia, sea un lugar donde las normas que se han dictado aseguran a una ciudad moderna donde, la convivencia en paz, posibilitó un sostenido crecimiento de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *